Heladeras con Compresor

¿Todavía no te has decidido por una heladera casera? Aquí te explicamos todo lo que necesitas saber antes de comprar tu heladera con compresor.

Aquí encontrarás información sobre en qué consiste este tipo de heladeras, cuáles son sus ventajas, para qué la podrás utilizar… ¡y mucho más! No te lo pierdas.

¿Qué es una heladera con compresor?

Como ya sabrás, existen dos tipos de heladeras: las que enfrían por sí solas (heladeras con compresor) y las que necesitan estar en el congelador (heladeras clásicas).

Las heladeras con compresor también son conocidas como máquinas de helados o heladeras eléctricas, ya que pueden generar el helado por sí mismas a partir de un pequeño compresor que incorporan en su interior.

Este pequeño compresor enfría el contenido de la máquina únicamente con el uso de la electricidad. Esto significa que no es necesario enfriar el helado en el congelador a no ser que la intención sea conservarlo algunos días.

Es por eso que estas máquinas pueden ser un poco más grandes que las heladeras convencionales pero, por otro lado, presentan una serie de ventajas que las hacen muy atractivas para todo tipo de públicos sin llegar a ser heladeras industriales o profesionales.

Nuestra selección de las mejores heladeras con compresor:

Ahora que ya conoces en profundidad todo lo que necesitas saber sobre las heladeras con compresor, hemos seleccionado para ti las que hemos considerado las mejores heladeras eléctricas del mercado, basándonos en nuestra propia experiencia y conocimiento del producto:

¿Cuáles son las mejores heladeras con compresor baratas?

Existe un tipo de heladera que podríamos incluir dentro de la categoría de máquinas de helado con compresor. Sin embargo, estas máquinas no tienen tanta potencia como las que te mostrábamos en el apartado anterior.

Incorporan un compresor de muy poca potencia que es capaz de generar el frío suficiente para formar el helado, aunque deberemos ayudarle un poco. Por ejemplo, es recomendable que los productos que utilicemos para hacer el helado se hayan enfriado anteriormente. Más allá de esto, tendremos una fantástica heladera eléctrica que nos permitirá elaborar riquísimos helados.

Nuestra selección de las mejores heladeras baratas con compresor es la siguiente:

¿Cuáles son las ventajas de una heladera con compresor?

Antes de que apareciesen en nuestras vidas las máquinas de helados con compresor, la manera más sencilla de conseguir un helado era yendo a una heladería especializada y esperar que tuviesen el sabor que buscábamos. Si querías hacerte tu propio helado, tenías que tener un buen congelador, algo de maña y, sobre todo, tiempo.

Con la aparición de las heladeras caseras con compresor, este problema se acabó. Y no sólo porque con ellas puedas hacer los helados que quieras en tu propia casa, sino por las ventajas que ofrecen con respecto a otros tipos de heladeras:

  • Tiempo: Este tipo de heladeras son capaces de enfriar por sí solas, lo que significa que el tiempo de enfriamiento es mucho menor que si tuvieses que hacer uso del congelador. Por lo general, la mayoría de heladeras con compresor pueden hacer helados en unos 30 minutos, lo que es ideal para tener el helado que a ti te apetezca cuando a ti te apetezca.
  • Capacidad: La cubeta de estas heladeras, que es el recipiente en el que vertimos la mezcla de sabores que se acabará convirtiendo en nuestro helado, suele tener una capacidad bastante grande que ronda los 2,50 litros. Esto nos permite hacer tanto raciones individuales como grandes cantidades de helados para fiestas o celebraciones.
  • Material: Otro de los aspectos importantes de las heladeras con compresor, es que están fabricadas de acero inoxidable, un material mucho más resistente y menos contaminante que el que se utiliza en otros productos similares: el plástico.
  • Gasto energético: Estos electrodomésticos necesitan electricidad para poder funcionar y, por lo tanto, tienen un gasto energético. En este caso, el gasto que puede suponer una máquina de este tipo es bajo, dado que su potencia oscila entre los 150 y los 200 W, un valor muy reducido en relación a otros aparatos eléctricos que podamos tener en nuestra cocina.

Todos estos matices convierten a las heladeras eléctricas en una buena elección de compra, sobre todo si tu congelador es demasiado pequeño, te interesa cierta rapidez, o tu intención es hacer grandes cantidades de helados para fiestas o reuniones.

¿Para qué puedo utilizar una heladera con compresor?

Existe una gran variedad de opciones y situaciones en las que una heladera con compresor se puede convertir en tu mejor aliado.

Una de las grandes ventajas de este producto es que ¡siempre habrá alguien a quien le apetezca un helado! Tener una de estas máquinas en casa nos puede convertir en los reyes de la fiesta. No importa en qué época del año estemos o cuánta gente venga a comer. Si tienes los ingredientes necesarios y un enchufe, tu casa se convertirá en el centro de todas las reuniones.

¿Estás listo para descubrir las tres mejores situaciones en las que una máquina como ésta te convertirá en la persona favorita de los que te rodean? 🙂

Como ya hemos comentado en puntos anteriores, la capacidad de estas heladeras suele rondar los 2,5L y puede tardar menos de 30 minutos en hacer un helado. Estos dos puntos la convierten en un utensilio ideal para las comidas de verano. Esas tardes con amigos en las que se alarga la comida hasta la hora de merendar, ¿qué mejor momento para ofrecer un buen helado casero y dar rienda suelta a la creatividad de sabores y colores?

Otra opción muy acertada para usar una heladera con compresor, son las fiestas de cumpleaños para niños. Es el mejor entretenimiento para que se diviertan y disfruten de sus propias creaciones entre risas y juegos.

No obstante, también tenemos la opción de hacernos nuestro propio helado individual y disfrutarlo en el sofá viendo una película. Nadie ha dicho que tengamos que compartirlo. En el tiempo que tardamos en elegir la peli e ir a buscar un cojín bien cómodo, se nos ha terminado de hacer el helado. ¿No te tienta la idea?